Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : Postres para todos
  • Postres para todos
  • : Bienvenid@s a este blog repostero, aquí encontraréis fáciles (y no tan fáciles) recetas de postres y dulces que espero sean de vuestro agrado. Para cualquier sugerencia o petición, podéis dejar un comentario, rellenar el formulario de contacto o escribir a emmanattier@hotmail.com Muchas gracias!
  • Contacto

Buscar

12 junio 2012 2 12 /06 /junio /2012 15:11

1158228529clarisas-5Recuerdo que cuando era pequeña, íbamos de vez en cuando al convento de clarisas de San Diego de esa maravillosa ciudad donde viví y que sigo visitando con mucha frecuencia: Alcalá de Henares. Allí podías comprar sus famosas almendras garrapiñadas sin ni siquiera ver a la monja que te las vendía, ya que la transacción se hacía mediante una pared de madera y una ventana también de madera que daba vueltas donde ponías el dinero y te devolvían la cajita con las preciadas almendras. No sé si sigue siendo así ya que hace muchos años que no entro allí, pero también pueden comprarse en una pastelería de la Plaza Cervantes, muy cerca de allí.

El convento data del siglo XVII (concretamente, de 1670) y fue fundado como congregación por Catalina García. A la entrada, y rodeado de una valla, puede verse una estatua de San Diego. Si queréis visitarlo, se encuentra junto a la Universidad de Cisneros, en la Calle Beatas.

 

De todas formas, si queréis hacerlas en casa, tengo la receta que he sacado del libro que ya publiqué aquí en otro post: Libro de Repostería en el que habla de los conventos y monasterios de España y explican algunas recetas. Pues he aquí la de las almendras garrapiñadas:

 

Ingredientes:

- 1 kg de azúcar.

- 1 litro de agua.

- 1 kg de almendras peladas.

 

Preparación:

Poner el azúcar en un cazo con el agua a fuego fuerte y remover con cuchara de madera. Antes de que el azúcar empiece a coger color, añadir las almendras y seguir cocinando hasta que el azúcar se pegue a las almendras, sin dejar de remover.

Cuando se haya "quemado" el azúcar, retirar del fuego y poner las almendras sobre una superficie tipo mármol (como la encimera de la cocina, por ejemplo) y dejar que se enfríen.

Cuando se hayan enfriado, despegarlas de la mesa y unas de otras y guardarlas en una cajita de plástico o en una bolsita de celofán.

Compartir este post

Repost 0
Published by Postres para todos - en Conventos y monasterios
Comenta este artículo

Comentarios